¿Son los arrendamientos a corto plazo los responsables de los centros históricos vacíos del sur de Europa?

Empty historic centres/ Gtres
Empty historic centres/ Gtres
28 octubre 2019, Redacción

¿Los alquileres a corto plazo están afectando al mercado del alquiler residencial a largo plazo? El problema, que ha surgido con la reciente aparición de las plataformas de alquiler vacacional, no es sólo un problema italiano, sino que es común en todo el sur de Europa.

Los precios de los apartamentos alquilados aumentan con los alquileres a corto plazo

Los alquileres de corta duración se limitan a un período inferior a un año y se destinan a vacaciones o estudios, pero no a la residencia permanente. Esto da como resultado, por un lado, la reducción de oferta de vivienda disponible rompiendo el tejido social y cultural de las ciudades, y por otro, la elevada subida de los precios de alquiler. Sin embargo, todos los propietarios de apartamentos privados que han visto la oportunidad de ganar dinero (100 millones de dólares en todo el mundo sólo el año pasado, según la opinión de Airbnb reportada por el Financial Times) también han respondido a una demanda objetiva de los turistas y ahora pueden celebrar el éxito de este tipo de oferta.

Estas son algunas de las ciudades afectadas por el fenómeno, según el diario británico:

Alquiler temporal en Florencia, los residentes buscan en la periferia

En Florencia, uno de cada cinco apartamentos se utiliza actualmente para alquileres a corto plazo. Según un estudio de la Universidad de Siena, ha crecido un 60% desde 2015. Florencia tiene la mayor concentración de alquileres a corto plazo, por encima de Roma y Venecia, donde son de aproximadamente el 12%. El lado positivo es el incentivo de los inversores para comprar, que ven los alquileres turísticos en Florencia como una buena perspectiva de beneficios a lo largo del año. Pero esto provoca el éxodo de los florentinos a la periferia. Se trata de residentes que abandonan el centro de la ciudad desalojados por sus propietarios, y en busca de soluciones más baratas.

Los alquileres de corta duración en Lisboa, la ley de alquileres

En la capital portuguesa, las plataformas de alquiler a corto plazo se han extendido rápidamente y sin control gubernamental. Tras la crisis, los precios de la vivienda cayeron más de un 20% por metro cuadrado (entre 2008 y 2013) y el desempleo aumentó un 17,5% sólo en 2013.

Todo esto, junto con el aumento de dos dígitos en el turismo en la ciudad, que se ha convertido en un destino económico tan fascinante para muchos en el momento de la crisis, ha llevado a la proliferación de alquileres a corto plazo por parte de particulares que buscan un ingreso alternativo a través de sus apartamentos.

Desde 2012, la reforma de la ley de alquileres permite a los propietarios rescindir los contratos de alquiler a largo plazo a su discreción para sustituirlos por alquileres a corto plazo, lo que ha llevado a una caída del 70% en la disponibilidad de viviendas residenciales a largo plazo en cinco años. Esto obliga a los residentes a buscar vivienda en los alrededores para hacer sitio a los turistas en el centro. De esta manera, las viviendas han retomado la tendencia alcista de los precios: +12% el año pasado, según Cushman & Wakefield. Hoy en día, en Lisboa, un apartamento puede costar hasta 7.700 euros por metro cuadrado en las zonas céntricas.

Protestas contra el alquiler a corto plazo en Barcelona

En la ciudad catalana, ya se están produciendo protestas contra la subida de precios provocada por los alquileres a corto plazo y contra la incivilidad de los huéspedes. También temen el vaciamiento del tejido humano y cultural de la ciudad.

¿Preparado para encontrar la casa de tus sueños?

¿Preparado para encontrar la casa de tus sueños?

Encuentra casas en venta y alquileres de larga duración en idealista