Buscar casa de alquiler en Italia: los pasos para encontrar la casa de tus sueños

Consejos para alquilar la mejor casa en Italia
Consejos para alquilar la mejor casa en Italia
16 febrero 2018, Redacción

Preferir el alquiler a la compra de la casa es una tendencia creciente en Italia: nuestro estilo de vida se ha globalizado y cada vez más personas se mueven por trabajo sin miedo, con toda su familia. El alquiler tiene la ventaja de ser menos exigente que comprar, económicamente y mentalmente, y te permite cambiar la ciudad, el trabajo y la vida en poco tiempo.
Estos son los 5 pasos que seguir para alquilar una casa en Italia.

1 La búsqueda de la casa

El primer paso es encontrar la casa, y la forma más fácil de hacerlo es seleccionando hogares potenciales a través de anuncios en internet en portales inmobiliarios o llamando a todas las agencias inmobiliarias que alquilan casas en la zona que te guste más. No te desanimes si no encuentras la casa perfecta: recuerda que es de alquiler y siempre podrás mudarte.

2. El contrato de alquiler

Básicamente, hay dos tipos de contratos de alquiler: los temporales, de 1 a 18 meses, y los ordinarios, que pueden ser canone libero, contratos de 4 años y 4 años más de renovación, o canone concordato, contratos de 3 años y 2 años más de renovación. La diferencia principal entre los dos es que, en el alquiler temporal, después de la expiración del contrato y en ausencia de comunicaciones, el alquiler concluye. En cambio, en el alquiler ordinario, la renovación es automática. En cualquier caso, es necesario registrar el contrato de alquiler en la Agenzia delle Entrate, una agencia pública italiana que realiza funciones relacionadas con el control tributario.

Al elegir el tipo de alquiler, es esencial establecer la duración del contrato en relación con las necesidades de vivienda. Se debe tener en cuenta que el inquilino tiene derecho a rescindir el contrato mediante el envío de un aviso de cancelación con seis meses de antelación sin razones específicas o por razones graves (art. 4 Ley 392/1978).

Además, cabe destacar que el arrendador también puede rescindir el contrato ordinario de alquiler antes del período de renovación, dejando la casa al inquilino sólo hasta el primer período y enviando una negativa a renovar al menos seis meses antes de terminar el primer período. Esto solo puede hacerse en casos específicos previstos por la ley, como la necesidad de uso por un miembro de la familia o la venta de la casa (art. 3 Ley 431/1998).

3. La inspección de la casa con el inquilino

La casa alquilada debe estar en buen estado, la caldera debe tener en orden las revisiones periódicas y los datos de consumo de energía indicados en el Certificado Energético deben estar a disposición del inquilino. Antes de entrar a la casa, es bueno realizar una inspección conjunta con el arrendador para ver el estado de conservación de la casa y, finalmente, acordar las reformas necesarias antes de entrar a vivir.

4. La entrega de las llaves

Con la entrega de las llaves de la casa comienza la posesión de la propiedad y desde ese momento los gastos (luz, agua y gas) son asumidos por el inquilino. Por este motivo, es bueno anotar las lecturas de los medidores con el propietario antes de entrar a vivir. Por lo general, las llaves se entregan cuando se firma el contrato y las lecturas de los medidores se realizan de manera simultánea o inmediatamente después.

¡Cuidado con el buzón! Las regulaciones sobre la correspondencia postal son muy estrictas en términos de privacidad, por lo que antes de entregar las llaves del buzón, el inquilino precedente debe vaciar por completo el buzón. Si hay facturas a nombre del inquilino anterior, el propietario tendrá que asumir sus gastos o tomar represalias contra dicho inquilino.

5. Mantenimiento de la casa alquilada

Las tareas de mantenimiento ordinarias, como reparaciones de los grifos o la limpieza del condominio, son responsabilidad del inquilino, mientras que el mantenimiento extraordinario, como la reconstrucción del techo o las fachadas, es responsabilidad del propietario.
Si entras a un nuevo piso, informa al administrador que has alquilado la casa y solicita la cuenta por separado de las facturas de la comunidad que se te cobran a ti y al propietario. En cuanto a los muebles y el color de las paredes, tienes libertad para elegir y convertir tu casa en un maravilloso hogar, incluso si estás en alquiler.

Artículo original escrito por Houzz

¿Preparado para encontrar la casa de tus sueños?

¿Preparado para encontrar la casa de tus sueños?

Encuentra casas en venta y alquileres de larga duración en idealista